loader image

La Paloma FM 102.1

Entre dudas y desconfianza, se viene la negociación salarial

Con expectativa se espera el comienzo de la décima ronda de negociación salarial que abarca a casi el 70% de los grupos e incluye sectores de peso en la economía como construcción, transporte y bancarios. Será una ronda bajo los cambios votados a la Ley de Negociación Colectiva. En este marco, algunos ya fueron convocados a negociar, como es el caso de la construcción. Tras su asamblea del pasado 11 de mayo, el Sindicato Único de la Construcción y Anexos (Sunca) tuvo una instancia en la Dirección Nacional de Trabajo (Dinatra) en la que se acordó mantener los beneficios logrados en el convenio salarial vencido el pasado 30 de abril. Esto significa mantener la denominada ultraactividad y fue considerado como un primer éxito por parte del gremio ya que este concepto quedó eliminado en la nueva redacción de la norma de negociación.

Sin embargo, la mayoría de los convenios caducan el próximo 30 de junio, por lo que los gremios serán convocados a negociar en julio.

En cuanto a las pautas salariales, que son los lineamientos que el poder Ejecutivo presenta para negociar, todavía no se conocen. “En la mayoría de los grupos los convenios vencen a fines de junio, la nueva ronda que para la mayor parte es la décima, arranca el primero de julio. Estamos hablando, más o menos, del 70 por ciento del total de grupos”, recordó a Caras y Caretas la economista Alejandra Pico, integrante del Instituto Cuesta Duarte, organismo asesor del Pit-Cnt. Agregó que en el caso del resto de los grupos no negocian o porque tienen convenios más largos o “resolvieron el año pasado, como el caso de los grupos que eran considerados sin problema”.

“Es normal que los lineamientos se presenten medio tarde”, subrayó. 

Por esa razón el Sunca realiza una serie de paros por zonas y analiza una movilización hacia el Ministerio de Transporte. Por su parte, los bancarios reclamarán a las autoridades que se convoque al Consejo de Salario del sector. Se trata de dos de los sectores más importantes que deben negociar salario en esta décima ronda. 

En este sentido, Pico recordó que tiempo atrás el gobierno “deslizó” la posibilidad de que “para los grupos que no tenían pendiente recuperación no iba a haber lineamientos. La construcción no tuvo caída de salario real, entonces creo que lo que hizo el gobierno es tratar de no meterse en un brete de plantear crecimiento porque también tenía que plantear inflación esperada. Estimo que abrió a negociar lo que quieran”. 

Aclaró que los lineamientos “funcionan para marcar dónde va a estar el Poder Ejecutivo si no hay acuerdo, pero en grupos como la construcción, por ejemplo, el Sunca y la Cámara de la Construcción lo más normal es que negocien fuera del Ministerio de Trabajo. Por eso no tienen lineamientos. En la ronda puente (2020-2021) ellos no tuvieron caída porque negociaron por fuera”. 

“Los lineamientos funcionan en la medida que los trabajadores siempre van con su plataforma y van por arriba, los empresarios por lo general no llevan plataforma, pero tienen aspiraciones quizá de ajustes salariales más bajos, y el lineamiento pone la marca media”, explicó. “Uno se sienta a negociar y si no hay acuerdo que permita llegar a un convenio que incluya, además de los laudos y de los mínimos, algún beneficio, se va a ir a una votación. Entonces, los lineamientos nos indican dónde se va a parar el Poder Ejecutivo en la votación, pero, además, si se va a una votación, se pierde todo lo que no es salarial. Son una señal de dónde va a estar el gobierno, para las dos partes, para los que van con plataforma más allá de los salarial, que saben que si van a una votación, van a perder todo lo demás, y para las patronales también”, agregó. 

Pico dijo estar convencida de que “para el resto de los grupos va a haber unas pautas que van a contemplar la inflación esperada y alguna periodicidad respecto a la recuperación que queda pendiente, que también es distinta para los diferentes sectores. Supongo que la pauta lo que va a contemplar es una cadencia en la recuperación. O también la pauta podrá ser abierta y decir inflación esperada y tienen que negociar para incorporar todo lo que les queda pendiente”.

Gremios movilizados

Mientras tanto, los gremios se movilizan. Es el caso del Sunca, que viene realizando paros en reclamo de la pauta salarial. Para su secretario general, Daniel Diverio, se hace difícil negociar sin conocer las pautas salariales. No obstante, reconoce que en algunos aspectos hubo avances. “Una vez que hicimos la asamblea general nos convocaron al día siguiente para instalar la negociación colectiva. Para nosotros fue un avance. Logramos que la ultraactividad, eliminada por la reforma a la Ley de Negociación Colectiva, al empezar a negociar en el grupo 9 de la construcción, esta se mantuvo. Se firmó un documento muy importante para nosotros”, explicó a Caras y Caretas

“El inconveniente que tuvimos ahí es que no teníamos las pautas salariales para el sector. Lo que hicimos fue pedir una reunión formal al ministerio, le trasladamos nuestra preocupación. Este quedó en responder en estos días ya que espera una repuesta del Ministerio de Economía. Sin las pautas salariales es muy difícil avanzar en la negociación”, sostuvo Diverio. 

“Hasta ahora no tenemos ninguna noticia de las pautas ni cuál es la inflación o el rango meta de inflación que tiene el gobierno para este período”, agregó. 

Reflexionó que convocar a las partes a negociar “está bien”, pero “nos sentamos con las cámaras empresariales a dialogar toda otra condición que no es salarial, pero sin tener las pautas es muy difícil avanzar en lo otro porque con base en lo que se tenga como acuerdo salarial se puede avanzar. Es muy difícil ponerse a negociar otras cosas sin tener claridad de cuál va a ser la pauta de ajuste salarial”. 

Es por esta razón que los trabajadores de la construcción preparan una movilización hacia el Ministerio de Trabajo para reclamar por las pautas. 

Otro grupo en el que hay preocupación es en el sector financiero privado, en particular los personales de los bancos privados, tarjetas de crédito y proveedoras de tarjetas, cuyo convenio colectivo venció el pasado 28 de febrero. 

Juan Fernández, presidente del consejo y dirigente de la Asociación de Empleados Bancarios (AEBU), señaló a Caras y Caretas que “el almanaque de los Consejos de Salarios va del primero de enero al primero de julio y del primero de julio al primero de enero. Son semestres. Sin embargo, los grupos bancos, proveedoras de tarjetas de crédito y tarjetas de crédito en la anterior ronda quedaron desfasados. Firmaron un convenio salarial que venció el pasado 28 de febrero, o sea que desde el primero de marzo estamos sin pauta de ajuste salarial. Y eso tiene que ver con que el Poder Ejecutivo todavía no ha determinado la pauta para la negociación. Esos tres subgrupos estamos con el laudo salarial vencido. Reconocemos que el Poder Ejecutivo no ha fijado la pauta para el próximo período, pero independientemente de eso tenemos una necesidad de dialogar, negociar y acordar una pauta de salarios que los ajuste del primero de marzo pasado en adelante”. 

Por esa razón es que los bancarios “estamos citando al ministerio para que convoque a las partes porque hay condiciones objetivas, más que razonables, como para no estar esperando y estar asumiendo el costo financiero de no tener ajuste desde marzo”. 

Sostuvo Fernández que “en realidad la coyuntura de ganancia por sobre lo normal que están teniendo los bancos privados hace que no sea necesario estar esperando ni una mejoría ni dejando pasar el tiempo. Por eso en los próximos días vamos a pedirle al Ministerio de Trabajo para que convoque a las partes”. 

Mientras tanto, hay grupos que vienen desde hace más tiempo sin convenio y reclaman ser convocados a negociar. Es el caso de los trabajadores del medicamento. En este caso el convenio venció el pasado 31 de diciembre y no han sido convocados a negociar.

Con información de Caras y Caretas.

Scroll al inicio

Florencia Núñez

00:00
  • CANCIÓN DEL CAMARONERO 00:00
  • POEMA A LAS TRES 00:00

Florencia Núñez (21 de febrero de 1991) es una cantante y compositora rochense. Sus canciones transitan por el pop luminoso y optimista con guiños al indie y al folk. Con tres discos en su haber, «Mesopotamia», «Palabra clásica» y «Porque Todas Las Quiero Cantar: un homenaje a la canción rochense», se ha posicionado como una de las voces femeninas a seguir dentro de la música uruguaya.